Juan Clavijo / @Juan_Clavijo_

Hace unas semanas, un servidor se dejó caer por la Vuelta a Asturias, una de esas citas del calendario que te traslada en el tiempo y que ejerce de nexo con la historia de este deporte. A pesar de la inestabilidad sufrida en los últimos años, la prueba asturiana no pierde su esencia. Más bien, todo lo contrario. Continúa ejerciendo de escaparate para aquellos corredores que, en un futuro, coparán las portadas de los principales diarios nacionales. En esta ocasión, el alicantino Raúl Alarcón se proclamó vencedor y, de paso, mamporreó las puertas del ciclismo español de parte de todos aquellos que han tenido que buscarse las habichuelas más allá de nuestras fronteras. Son muchos, demasiados.

Sin embargo, hoy no estamos aquí para difamar sobre el ‘modus operandi’ de nuestros representantes en el pelotón. Esta vez, desviaremos nuestro foco hacia más allá del Atlántico, concretamente hasta uno de los países cuya cantera crece a pasos agigantados. Sí, hablamos de Colombia. En una nación donde, según el propio Nairo Quintana, la Federación de Ciclismo «no brinda el apoyo necesario para un crecimiento exponencial de sus ciclistas», los jóvenes han sido capaces de desarrollar ese factor humano que les ha llevado a la élite de este deporte. Esteban Chaves, Sergio Luis Henao, Jarlinson Pantano, Winner Anacona, Dáyer Quintana o Rigoberto Urán son sólo algunos de los ejemplos más claros del buen hacer del país cafetero.

Foto: Los hombres del Manzana Postobón, en la Vuelta a Asturias

Mucho más que ‘pasión’ por el ciclismo

Su crecimiento es innegable, aunque, tras ese aura de grandeza e ilusión, existe un enorme trabajo de cantera. Ahí es donde nos detendremos, en la única escuadra colombiana que, hoy por hoy, ejerce de trampolín hacia el profesionalismo: el Manzana Postobón Team. Con una plantilla plagada de jóvenes promesas que sueñan con emular a los grandes nombres del ciclismo, el conjunto cafetero dio sus primeros pasos en 2007, bajo la nomenclatura de Colombia es Pasión Team.

También te puede interesar: Aldemar Reyes: «Queremos aprovechar nuestras oportunidades»

En ese instante, el cuadro nacional figuraba en la tercera división y había confeccionado un calendario casi íntegro en el continente sudamericano. La entrada de varios patrocinadores y la apuesta de diferentes entidades gubernamentales, como la red postal 4-72 o Coldeportes (el Departamento Administrativo del Deporte, la Recreación, la Actividad Física y el Aprovechamiento del Tiempo Libre), catapultaron al equipo hasta el campo profesional en 2011, una campaña para el recuerdo tras los notables resultados cosechados en tierras europeas por el propio Nairo Quintana, que comenzaba a dejar constancia del enorme talento que corría por sus venas.

Pasadas varias temporadas, fue en 2015 cuando adoptó su actual denominación, después de un largo proceso de adaptación a raíz de los problemas económicos y administrativos del combinado cafetero desde 2012. Efectivamente, justo en el momento en que Coldeportes se apartó del proyecto con el fin de secundar una nueva iniciativa ligada al Gobierno del país: el Team Colombia.

Postobón, una marca salvadora

No obstante, la historia de Postobón con los pedales viene de mucho más atrás. Ya en la década de los ’80 y ’90, la marca de bebidas no alcohólicas líder en Colombia apostó por sus compatriotas en una ‘aventura’ cuyo objetivo no era otro que situar a los ciclistas nacionales en la cúspide del pelotón profesional. A pesar de su rivalidad con la otra escuadra del país, el Café de Colombia, se alcanzó tal propósito merced al enorme rendimiento de hombres como Lucho Herrera, Gustavo y Pablo Wilches u Óscar de Jesús Vargas, actual director técnico del Team Manzana.

25 años después, la macroempresa fundada en 1904 por Gabriel Posada y Valerio Tobón (de ahí el nombre de la misma, creado a partir del comienzo y final de ambos apellidos) optó por rememorar los recuerdos del pasado y volver a despertar la pasión de épocas anteriores. Lo hizo a través de un plan milimétrico, una estratagema infalible para resucitar a un conjunto que había caído en el olvido. Reunió el presupuesto necesario para crear una plantilla amateur en 2015 y recoger el testigo del 4-72 Colombia es Pasión, que en ese instante estaba sumergido en el pelotón de aficionados.

Foto: El equipo Manzana Postobón, en sus inicios

Vuelta a la grandeza de antaño

La entidad Pedaleamos por Colombia, que regenta el equipo desde sus inicios, se puso manos a la obra tras la esperanzadora entrada de Postobón y diseñó una estrategia para volver al circuito Continental una temporada más tarde. Dicho y hecho. Con una nómina de corredores jóvenes y versátiles, el Team Manzana consiguió hacer las maletas para viajar a Europa en diferentes ocasiones, allá donde antaño brillaron con luz propia algunos de los componentes del antiguo equipo.

Juan Sebastián Molano daba la primera alegría al conjunto rosa (un tono que ya forma parte de la imagen corporativa del conjunto cafetero) en la segunda etapa de la Vuelta a Madrid 2016. Era el comienzo de una era, el primer paso hacia un futuro próspero y viable. Además, el sorprendente adiós del Team Colombia a finales de 2015 debido a la ‘espantada’ del Gobierno local les situó en una posición de privilegio entre la afición del país. Sin duda, era el momento idóneo para asentar las bases de la nueva escuadra: ilusión, juventud, trabajo y seriedad.

Juan Sebastián Molano dio la primera victoria profesional al renovado Manzana Postobón en la Vuelta a Madrid  de 2016

La perseverancia y el convencimiento de un staff técnico impecable, con Luisa Fernanda Ríos al frente (es la única mujer que dirige un cuadro profesional en la actualidad), llevaron al Manzana Postobón hasta el lugar que había abandonado cinco temporadas atrás: el circuito Continental Pro, la segunda división del ciclismo mundial. No contento con ello, el equipo colombiano se reforzó de cara a la campaña 2017 con incorporaciones de primer nivel, como las del portugués Ricardo Vilela, el holandés Jetse Bol o el español Antonio Piedra (vencedor en los Lagos de Covadonga en la Vuelta a España 2012). Por supuesto, sin descuidar el principal acicate de la formación sudamericana: abrir las puertas a las futuras perlas del ciclismo nacional.

Foto: Juan S. Molano celebra su triunfo en Alentejo © Vuelta al Alentejo

Saldarriaga, el ‘padre’ de todos

Retomando nuestra andadura en la Vuelta a Asturias, en la jornada final, inmersos en un clima típico de fiesta y desasosiego por llegar a la última jornada de carrera, nos topamos con un sonriente Luis Fernando Saldarriaga. Modesto, complaciente, simpático y discreto. Sin alardes de grandeza. Así se mostraba el director deportivo del Manzana Postobón después de que dos de sus chavales, Sergio Higuita y Hernán Aguirre, se coronasen en la ronda asturiana como campeones de la montaña y de los jóvenes, respectivamente.

«Nuestra filosofía está basada en la disciplina, humildad y espíritu de equipo»

Luis F. Saldarriaga, director técnico

«Hemos cumplido con creces las expectativas, y además lo hemos conseguido siguiendo nuestra filosofía, la cual está basada en el ciclismo de ataque. Nos hemos mostrado muy combativos en todo momento, una actitud representativa de nuestra escuadra», aseguraba el máximo dirigente del conjunto cafetero. No es un hecho casual, sino la constatación de un enorme trabajo de base: «Siempre que nos presentamos a una carrera, nuestro principal objetivo es hacernos con el maillot de mejor joven. Al fin y al cabo, es el signo de esta plantilla y lo que refrenda nuestra labor. Desde que llegan aquí, les inculcamos unos valores de unidad y disciplina».

«Queremos desempeñar un buen papel en la Vuelta a España. Somos serios y por eso ya hemos reconocido alguna etapa»

Luis F. Saldarriaga, director técnico

El salto a la élite de este deporte vino con sorpresa: el retorno a una ‘Grande’, la Vuelta a España. «Aprovechando que nos encontrábamos en Asturias, estuvimos reconociendo algunas de las etapas de la prueba. Queremos hacerlo lo mejor posible, independientemente de los inconvenientes propios de una formación tan inexperta como la nuestra. Sé de la dificultad que supone un reto como este, aunque no deja de ser una aventura muy ilusionante», explicaba Saldarriaga.

Sin experiencia, pero con ganas de aprender

Saber paliar los defectos lógicos de un equipo tan joven como el Manzana Postobón es uno de los propósitos del director técnico colombiano: «A veces es complicado gestionar correctamente un conjunto donde apenas hay 4 o 5 corredores con cierta veteranía. No obstante, ellos se han erigido como los mentores de los más inexpertos. Les ayudan a desarrollar sus virtudes y aprender de sus errores. Todos atesoran una calidad y humildad excepcionales».

¡Escucha las entrevista a Luis Fernando Saldarriaga!

Aldemar Reyes, Sergio Higuita, Juan Sebastián Molano, Hernán Aguirre, Juan Felipe Osorio o Wilmar Paredes son sólo algunos de los nombres que Saldarriaga nos dictó para que quedasen reflejados en nuestra libreta, un cuaderno que sacaremos a relucir dentro de unos años cuando alguno de ellos esté luchando por entrar en el Olimpo del ciclismo.

“A veces es complicado gestionar una plantilla tan joven, aunque también hay ciclistas veteranos que ayudan a los más inexpertos”

Luis F. Saldarriaga, director técnico

Evidentemente, no quiso dejar pasar la ocasión para recordar los escollos que se han ido sorteando a lo largo de este largo y complejo camino: “El ciclismo de nuestro país pasó por unos instantes muy complicados, aunque, por suerte, nosotros hemos contribuido al desarrollo de una generación que le está dando muchas alegrías a los aficionados locales. Podemos sentirnos orgullosos tanto de nuestro pasado como de nuestro presente y futuro”.

Foto: Saldarriaga, dando instrucciones a sus pupilos © Manzana Postobón

Finalmente,  Saldarriaga dejó constancia de sus deseos para la actual temporada, en la cual ya se han adjudicado dos triunfos en la Vuelta al Alentejo gracias a la punta de velocidad de Molano. Sin embargo, optó por no desvelar los posibles objetivos a largo plazo del Team Manzana: “Desconozco si la intención de la directiva es dar un paso más y luchar por entrar en el World Tour. Yo me encargo del apartado puramente deportivo, de ahí que no pueda responder a esa pregunta. Queremos que la gente entienda que el ciclismo colombiano ha adoptado una metodología idónea para poder rendir al máximo nivel”. Lo mejor está por llegar.