La primera Volta: Masdeu, 975 pesetas, dos tubulares y un farol

    Foto Primera edición Volta

    Imagen de la primera edición de la Volta. Foto: apunts.org

 ¡Escucha el podcast para descubrir otra anécdota de la Volta!

Daniel Galera / @Galis84

6 de enero de 1911, día de Reyes. 34 corredores tomaban la salida desde la Plaza de Sarrià de Barcelona. Sí, señores: era el comienzo de la primera edición de la Volta Ciclista a Catalunya.

En un principio, la lista la completaban un total de 43 corredores, aunque, ese día, un fuerte temporal de viento y lluvia que llegó a teñir de blanco el Tibidabo provocó que nueve ciclistas se lo pensaran mejor y optasen por dejar la bicicleta aparcada en casa.

Masdeu y el comienzo de una era

Aquella edición inaugural, organizada por el Club Deportivo Barcelona, contó con tres etapas: Barcelona-Tarragona, de 97 km; Tarragona-Lleida, con un recorrido de 111 km; y la última entre Lleida y Barcelona, de 157 km. En total fueron 363 km con bicicletas que llegaban a pesar hasta 15 kilos… Girona quedó al margen debido al mal estado de las carreteras de la época.

Sebastián Masdeu, apodado Tarraco por ser originario de Tarragona, se adjudicó la prueba. Pese a su dominio, pasó por diversos ‘percances’ que a punto estuvieron de hacerle abandonar.

Durante el transcurso de la segunda jornada, un perro cruzó la calzada sin previo aviso y pilló de improviso al catalán, quien se lastimó la rodilla tras irse al suelo. Unos payeses le curaron en una masía con lo primero que tenían a mano, anís, intentando aprovecharse de la situación y cobrarle por ello. Lógicamente, el bueno de Masdeu no llevaba nada suelto.

Sin zapatilla

En la última etapa, con llegada en la carretera de Sants, el Tarraco protagonizó otra de las anécdotas más curiosas de aquella primera batalla ciclista en suelo catalán. Poco antes de pasar por Igualada, cruzando un pequeño arroyo y debido a la fuerza del agua, Masdeu cayó al suelo y perdió una de sus zapatillas.

Afortunadamente, un buen hombre se apiadó de él y no dudó en ofrecerle una de sus alpargatas para que pudiera continuar la marcha. El incidente hizo que perdiese hasta 15 minutos. Sin embargo, Masdeu se lanzó en persecución y, en Martorell, enlazó con el pelotón. La gesta la culminó en Sants, donde se adjudicó el triunfo.

¿Los premios? Masdeu se llevó 975 pesetas (cerca de seis euros), dos tubulares y un farol, un lujo para la época. Eran otros tiempos.

Fuentes: voltacatalunya.cat y ccgracia.org

Por |2017-03-20T15:47:05+00:0018/03/17 18:15|Etiquetas: , , , , |

Deja tu comentario

avatar
350
  Subscribe  
Notificación de