¡Escucha el podcast para conocer otra anécdota sobre Magni!

Daniel Galera / @Galis84

Fiorenzo Magni nació en Vaiano di Prato (Florencia) en 1920. Después de dejar los estudios, comenzó a trabajar en el negocio familiar del transporte. Sin embargo, lo suyo era la bicicleta. Dio sus primeras pedaladas en 1936, concretamente en la Associazione Ciclistica Pratese. En 1939, el italiano tuvo la oportunidad de debutar en los Mundiales para aficionados, pero el comienzo de la Segunda Guerra Mundial borró de un plumazo esa posibilidad.

A la sombra de Fausto Coppi y Gino Bartali

1940 sería el año de su debut como profesional, logrando el que sería su primer triunfo: el Giro de la Provincia de Milán. De su extensa carrera (desde sus inicios hasta 1956), resulta necesario destacar el periodo comprendido entre 1948 a 1955, el tramo más prolífico en cuanto a victorias se refiere. Tres Tour de Flandes (1949, 1950, 1951) (lo que le haría ser apodado como el León de Flandes) y tres ediciones del Giro de Italia (1948, 1951 y 1955).

Te puede interesar: No diga Stelvio, diga ‘Cima Coppi’

Tres victoria en la corsa rosa que no quedarían exentas de polémica. Durante la prueba de 1948, en la cual participaba por segunda vez y que acabaría ganando, la controversia se adueñaría de aquella ronda transalpina: el equipo Bianchi, donde corría el mítico Fausto Coppi, denunció ante los organizadores que Magni había recibido ayuda ilegal por parte de sus compañeros de equipo durante la 17ª etapa, que transcurría entre Cortina d’Ampezzo y Trento, en plenos Dolomitas. Il Campionissimo se llevó el parcial, logrando superar en la clasificación a Bartali, pero no a Magni. La organización penalizó a Fiorenzo con dos minutos, pero la escuadra de Coppi lo consideró insuficiente, por lo que abandonó en bloque la competición.

Foto: Magni, junto a Fausto Coppi y Gino Bartali

Dos récords aún vigentes en el Giro de Italia

Actualmente, Magni posee dos récords en el Giro: el del triunfo con menor margen, logrado precisamente en esa edición de 1948 tras ganar por tan solo 11 segundos a Ezio Cecchi; y el de ser el ciclista más longevo en coronarse en la vuelta italiana. Lo hizo en 1955, con 35 años.

Una de las imágenes más recordadas del florentino se produjo en el Giro de 1956, cuando, tras una caída y pese a los consejos médicos para que se bajase de la bici, siguió corriendo, sujetando el manillar con una venda entre los dientes. Consiguió terminar la cita en un meritorio segundo puesto, a 3 minutos y 27 segundos del luxemburgués Charly Gaul. Auténtico ejemplo de tesón y pundonor.

A Magni siempre será considerado por muchos aficionados como el ‘tercer hombre’, el corredor que se infiltraba de puntillas entre los dos grandes mitos italianos de la época: Coppi y Bartali. Finalmente, hay que destacar también sus tres Campeonatos de Italia (en 1951, 1953 y 1954), seis etapas en el Giro de Italia, siete en el Tour de Francia y otras tres en la Vuelta a España, además de un subcampeonato mundial en 1951. Números de élite.

Vídeo: Las imágenes más bellas de Fiorenzo Magni