¡Escucha el podcast mientras lees el artículo!

David García / @DavidGL97

La historia de Peter Sagan con los Monumentos es un relato de amor y odio. El año pasado, a pesar de su victoria en el Tour de Flandes, no pudo luchar por el triunfo ni en la Milán-San Remo ni en la París-Roubaix por la mala fortuna que suele acompañar al eslovaco.

En la Classicissima, una caída de Fernando Gaviria que se produjo a 300 metros del final y justo enfrente de él, le impidió disputar el esprint decisivo (Sagan no llegó a caerse, ya que logró esquivar al Misil). Por su parte, en el North Hell, otra caída de Cancellara, al que también esquivó, le privó de tener un potente aliado con el que aspiraba a atrapar al grupo cabecero.

Las tres pruebas históricas que se han mencionado son, según rige la lógica, los Monumentos en los que Sagan puede triunfar lo largo de su carrera, salvo cambios de recorrido importantes en las otras dos (Lieja y Lombardía), algo improbable.

En Roubaix ha cuajado ya buenas actuaciones y resultados, pero es una prueba en la que el factor ‘suerte’ juega un papel determinante, y Sagan es un hombre afortunado, pero no ‘suertudo’. Así que, teniendo en cuenta que en Flandes ya ha ganado y que en la prueba francesa lo hará el día que tenga menos percances (piernas no le faltan), centrémonos en los motivos por los que este puede ser año en el que Peter Sagan por fin alce los brazos en la famosa Vía Roma de San Remo.

Carrera de fondo

Es la prueba más larga del calendario. Casi 300 km. y con un pelotón que ha ido perdiendo estos últimos años a grandes fondistas (Cancellara, Freire, entre otros). En una cita con menos kilometraje, al eslovaco le saldrían el triple de rivales. San Remo es su prueba en este sentido. Quizá Van Avermaet, Démare y las mejores versiones de Degenkolb y Kristoff puedan ser las principales amenazas para el bueno de Peter.

Madurez

El de Bora-Hansgrohe ya llegó, con sólo 20 años, pisando fuerte al campo profesional. No obstante, le ha faltado esa madurez que los grandes ciclistas alcanzan para rematar las carreras. En 2016, demostró haberla conseguido. Si no hubiera sido por el incidente con Gaviria… Nunca lo sabremos.

Resultados previos

Sagan es el ciclista en activo, junto con Gilbert y Kristoff, que más veces ha acabado la Classicissima entre los 10 primeros (cuatro veces), siendo un segundo puesto su mejor resultado en esta carrera. Fue en 2013, con 23 años. Sí, el año de Ciolek (único Monumento del Africa Team hasta la fecha).

La bella Italia

Un dato curioso que demuestra lo bien que le va a Peto en tierras italianas es que el de Zilina gana una prueba tricolore cada mil kilómetros. Y si no tenemos en cuenta los más de 1.700 que ha recorrido en La Primavera, la cifra se quedaría en 870, aproximadamente. En resumen, el eslovaco se desenvuelve a la perfección en Italia.

El equipo, los seis intentos previos fallidos, la mala suerte que a veces le acompaña, la velocidad de sus contrincantes… Muchos argumentos tienen aquellos que no creen en una victoria de Sagan el sábado, es cierto, pero creo que hay una frase que tumba esas aseveraciones y que proviene del excepcional rap que el YouTuber, Bemancio, le dedicó al corredor de Bora:

“Sagan, Sagan, sí abracadabra”.

Este año sí, Peter Sagan.