ESPECIAL: La historia dorada del Tour (I)

    Campos Eliseos

Daniel Galera / Manuel Bernáldez

Los comienzos (1903-1914)

Corría el año 1903 y los diarios Le Vélo y L’Auto se percataron de que, al escribir sobre carreras ciclistas, sus ventas aumentaban de una forma considerable. El periodista Henri Lefevre convenció a su director en L’Auto, Henri Desgrange, de que la creación de una vuelta a Francia sería un negocio perfecto para su diario. Así comenzó el primer Tour de la historia, con seis etapas de más de 400 km. de media cada una. La prueba arrancó en las afueras de París, a las puertas de la cafetería Au Reveil Matin. Aquella Grande Boucle duraría 19 días y el primer ganador en pasar a la historia sería Maurice Garin.

Foto: A la izquierda, la portada del periódico L’Auto en el día de la salida del primer Tour. A la derecha, el primer ganador

Tiempo de dudas (1919-1939)

La Primera Guerra Mundial, que azotó Europa entre los años 1914 y 1918, hizo que el Tour de Francia se detuviera durante cuatro campañas. Por suerte, la carrera regresó en 1919 con una novedad que se convertiría para siempre en el símbolo más característico del Tour en todo el mundo: la incorporación del tono amarillo al maillot de líder para distinguir al primer clasificado. Todo ello en homenaje al color de las páginas del periódico L’Auto. La mayoría de triunfos se los repartieron corredores franceses y belgas (Philippe Thijs ganó tres Tours: 1913, 14 y 20), hasta que llegaron los italianos. Primero Bottecchia en 1924 y 1925 y después Bartali (1938).

Foto: Ottavio Bottecchia, subiendo el Tourmalet en 1924 © Archivo La Vanguardia

El ‘Resurgir’ (1947-68)

Hemos de esperar hasta después de la Segunda Guerra Mundial para que el Tour de Francia se vuelva a disputar en 1947. Aquellas primeras ediciones destacaron por el dominio italiano incontestable, gracias a Bartali y Coppi. El local Louison Bobet fue el único capaz de devolver el honor a los franceses ganando tres entorchados consecutivos. Pero si hemos de hablar del primer ‘hombre Tour’, estamos obligados a ponernos de pie para mencionar al mítico Jacques Anquetil, primer ganador de cinco ediciones (1957, 1961, 1962, 1963 y 1964).

Foto: La famosa foto de Coppi y Bartali compartiendo una botella de agua en el Galibier © Carlo Martini

También te puede interesar: No diga Tour, diga Miguel Indurain

Bahamontes y Ocaña

Federico Martín Bahamontes, el ‘Águila de Toledo’, fue el encargado de poner al ciclismo español en lo más alto de la élite mundial, gracias a su triunfo en 1959 y sus seis victorias en la clasificación de la montaña. Una herencia recogida por el añorado y admirado Luis Ocaña. El conquense fue el único corredor capaz de plantarle cara a Eddy Merckx. Ocaña ganó el Tour de 1973 (en el cual no estaba ‘El Caníbal’) y, si no hubiera sido por una desgraciada caída, Luis seguramente se habría adjudicado el de 1971.

Foto: Luis Ocaña, de amarillo, y Eddy Merckx en el Tour de 1971

Merckx, ‘El Caníbal’ insaciable (69-77)

‘El Canibal’ Eddy Merckx dominó de manera incontestable el Tour entre los años 1969 y 1972. El belga logró cuatro victorias consecutivas con una facilidad pasmosa, sin que nadie se lo impidiera. Tras su ausencia en la temporada anterior, el belga volvió a arrollar en la edición de 1974, logrando su quinto y último trofeo. Merckx estableció récords, no superados casi 40 años después, como son el número de días con el maillot amarillo de líder (111) y el de victorias de etapa (34).

Foto: Eddy Merckx, en una de sus innumerables exhibiciones

La hegemonía de Hinault

Tras el dominio de Merckx en los ’70, Bernard Hinault se convirtió en el ídolo galo, capaz de conseguir el hito de los cinco Tours de Francia (1978, 1979, 1980, 1981 y 1985) que ya habían logrado anteriormente Anquetil y ‘El Caníbal’. Después de las dos victorias de Laurent Fignon en 1983 y 1984, Hinault no paró hasta alzarse con el pentacampeonato, que llegaría en el año 1985 gracias a la ayuda de un joven compañero de equipo, el americano Greg LeMond.

Foto: Hinault, justo por delante de Lucho Herrera

Los entretenidos años 80

Laurent Fignon se hizo célebre por su lucha contra el gran Hinault. El ‘Tejón’ (último francés en ganar un Tour) le devolvió a LeMond el favor y el americano ganó en 1986. El californiano se perdió las dos ediciones siguientes, las cuales fueron a parar a manos del irlandés Stephen Roche y Pedro Delgado, respectivamente. Volvió en 1989 y logró imponerse de manera agónica a Fignon por sólo ocho segundos. Una campaña después, completó su triplete con maestría en tierras galas venciendo a Chiappucci y Breukink.

Foto: Greg LeMond, en el Tour de 1989 © John Pierce

Deja tu comentario

avatar
350
  Subscribe  
Notificación de