El ‘Oso’ Conci, talento puro desde Italia

    CONCI FOTÓN

David García / @DavidGL97

Hoy estrenamos sección en la web: Golden Boys, un espacio en el que trataremos de predecir el porvenir del ciclismo internacional ‘descubriendo’ a aquellos corredores que pueden copar las portadas de los medios en los próximos años. Esta particular lista la inaugura Nicola Conci (Trento, 1997), el neoprofesional del Trek-Segafredo. Tras finalizar séptimo la temporada pasada en el Giro de Italia Sub-23, esta campaña ha dado el salto a profesionales. Y lo ha hecho directamente a un equipo del máximo nivel.

¡Escucha nuestro último podcast haciendo clic AQUÍ!

Conci empezó a montar en bici a los 11 años, fruto de una propuesta de su padre, quien era un aficionado más a los pedales. Durante su primer paseo, el italiano aceptó pasar a formar parte de un equipo de la zona y empezó a competir con una bicicleta Moser que le prestó la propia escuadra. Poco después, viendo los primeros destellos de calidad de su hijo, su padre le compró una Wilier con la que empezó a obtener buenos resultados. Así lo cuenta en El Maillot.

“Con 16 años, como junior, empecé a conseguir buenos resultados y eso me llevó a participar en los dos mundiales de dicha categoría. En el de 2014, en Ponferrada, me caí a 7 kilómetros del final cuando iba solo en cabeza; en Richmond, al año siguiente, quedé sexto a pesar de sufrir en el repecho final”.

Es lógico, pues, que Conci destacase bastante antes de llegar al campo profesional. Él tenía claro que, antes de acabar su etapa Sub-23, quería alcanzar la élite de este deporte, sacrificando lo que hiciera falta y privándose de su tiempo de ocio.

“Después de acabar el colegio en 2016, decidí empezar una ingeniería en la universidad de Trento, pero lo dejé por dos motivos: no quería hacer más de tres años como Sub-23 y, además, me aburría lo que estaba estudiando. Muchas matemáticas y demasiada informática para mí”.

Nicola Conci, durante su paso por categorías inferiores

El italiano ha firmado dos años con el Trek (el mínimo para un neoprofesional), equipo que le ha dado la oportunidad de perseguir su sueño ya desde la campaña pasada durante su etapa como stagiaire. Debutó oficialmente con los colores de la formación estadounidense en la Challenge de Mallorca (donde acabó entre los 40 primeros en dos de los cuatro trofeos), justo antes de cuajar una notable actuación en el Tour de Omán.

“Me siento genial. Andy Schleck era mi ciclista favorito. Cuando lo dejó, pasó a serlo Ryder Hesjedal. Ambos formaron parte de mi actual equipo, por lo que me enorgullece todavía más formar parte de él. Mis compañeros se están portando muy bien conmigo y me están enseñando mucho sobre el ciclismo de competición. El staff tiene como objetivo que nos convirtamos en una gran familia y eso siempre es bueno”.

Sin embargo, Conci confiesa que su verdadero ídolo no tenía mucho que ver con el ciclismo. Su referencia ha sido, y lo sigue siendo, Reinhold Messner, un alpinista italiano que en su día se convirtió en la primera persona que logró escalar los 14 ochomiles sin oxígeno, ascendiendo algunas de estas cumbres (como el Everest) sin hacer escala en los campos de altura y recibir ayuda externa.

Muchos ciclistas tienen un apodo, un sobrenombre que les identifica. En el caso de Conci, su familia le colocó la etiqueta de “Oso” hace ya varios años. Por lo tanto, no sería de extrañar que, al igual que nos acostumbramos a llamar Tiburón a Vincenzo Nibali, hiciésemos lo propio con el corredor transalpino, aunque, esta vez, empleando el pseudónimo animal adecuado. La cosa va de bestias.

“Es algo que se escucha mucho en la zona que vivo, ya que la gente de montaña somos personas reservadas, como los osos. Yo también soy tranquilo y, a veces, algo tímido”.

Conci, con los colores del equipo Trek-Segafredo

Así se define él. Una persona calmada y cercana que ama sus orígenes por encima de todo. La familia es lo primero. Una vez conocida la personalidad y las entrañas del ciclista de Trento, sólo nos falta conocer cuáles son sus sueños, sus metas como profesional. Es decir, descubrir el espíritu competitivo de Nicola Conci.

“La verdad es que todavía no sé con certeza qué tipo de ciclista soy, pero me describiría como un escalador todoterreno. Imagino que mi lugar es la montaña, pero sin ser un escalador puro. También pienso que puedo mejorar y rendir en las cronos. Ya estoy trabajando mucho con el equipo mi postura sobre la ‘cabra’”.

Su sueño es ganar una carrera importante, especialmente alguna etapa en el Giro de Italia y/o en el Tour de Francia. No obstante, el corredor transalpino sabe que, para conseguirlo, además de talento debe tener suerte.

“Mi mayor miedo son las caídas, aunque hay muchas cosas en la vida que duelen mil veces más. Pero no, besar el asfalto no es nada divertido”.

Al respecto, Conci afirma que desea correr lo antes posible la ronda gala lo cual es lógico. Es el gran circo, el escaparate mundial del ciclismo. Por el momento, ya ha iniciado su camino hacia la salida de la Grande Boucle.

“Sé que en el Tour hay mucho estrés y eso es algo que no va conmigo. También me encantaría correr el Giro y competir en etapas que pasen cerca de mi casa. Sería increíble”.

Apunten su nombre porque así se empieza, con humildad y con los pies en la tierra. Nicola Conci los tiene. No hay más que ver las facilidades que nos ha puesto para saber algo más sobre él. Desde El Maillot, sólo podemos agradecerle que nos haya dedicado su tiempo. Quizá dentro de muy poco estemos hablando sobre el Oso Conci en alguno de nuestros podcast.

Buona fortuna, Nicola.

Por | 2018-03-24T11:36:30+00:00 24/03/18 11:33|Etiquetas: , , , |

Deja tu comentario

¡Sé el primero en comentar!

avatar
350
  Subscribe  
Notificación de