David García / @DavidGL97

En la historia reciente del Tour, España ha sido uno de los habituales en el escalón más alto del podio. Sin embargo, no nos vamos a engañar, hace ya varios años que ninguno de los nuestros está cerca de vestirse de amarillo en París. Samuel Sánchez (segundo de manera oficial en 2010), Joaquim Purito Rodríguez (tercero en 2013) y Alejandro Valverde (tercero en 2015) son los corredores que más cerca han estado de lograrlo desde que Alberto Contador se alzase con su segundo Tour, y último de manera oficial hasta la fecha, en 2009.

Escucha nuestro último podcast: El Maillot Semanal #11 – ¡Arranca el Tour de Francia!

Se acerca una nueva edición de esta carrera, la más importante del calendario ciclista internacional y uno de los eventos deportivos de más prestigio, a nivel global. En este sentido, los ciclistas españoles se presentan con unas expectativas altas y en unas circunstancias especiales. Por este motivo,  debemos creer en sus opciones de hacer algo grande este mes de julio. Aquí van diez razones para creer en ellos:

1. El gran vueltómano del siglo XXI

Alberto Contador, con siete grandes vueltas en su haber, es la gran esperanza española para esta edición 104 del Tour de Francia. A sus 34 años, ha demostrado una buena forma en todas las carreras preparatorias. Pese a no haber logrado ninguna victoria en 2017 y tras completar un Critérium du Dauphiné que deja muchas dudas, el de Pinto sigue siendo uno de los claros favoritos para arrebatarle la ronda gala a Froome y ‘su’ Sky. Él lo sabe, sus rivales lo saben, todos lo sabemos.

 

2. La polivalencia de Valverde

Él dice, como cada año, que viene a ser el gregario de Nairo Quintana, pero los que hemos asistido a sus exhibiciones en los últimos Tours somos conscientes de que el murciano no ejerce como tal en prácticamente ninguna ocasión. Esta temporada, el colombiano acude a la cita con el Giro en sus piernas, una prueba cuya última semana supuso un enorme desgaste para los corredores y que hará que el de Boyacá no llegue tan fresco a la cita por el amarillo.

 

3. Ion Izagirre, un ciclista infravalorado

El espectador suele dar más importancia a las carreras de tres semanas o a los Monumentos, como es lógico. Eso sí, hasta cierto punto. De este modo, existen determinados ciclistas que se han ganado su puesto en el WorldTour destacando en competiciones de apenas siete días. Este es el caso del ciclista vasco, que afronta el Tour de Francia como líder (del Bahrain-Merida) a sus 28 años, en su apogeo como profesional. Es la primera vez que el pequeño de los Izagirre acude a una gran vuelta con la intención de luchar por un puesto de honor en la general final. Él, Valverde y Contador son, a priori, los tres españoles que buscarán mantenerse en los puestos nobles de la clasificación.

 

4. Landa y Nieve, en la Sky Army

No todo en este deporte es ganar. Hay ciclistas que tienen la misión de ‘allanar’ el camino hacia la gloria a otros. Mikel Landa y Mikel Nieve son dos buenos ejemplos de ello. Ambos ayudarán a Chris Froome a lograr su cuarto Tour de Francia. El alavés llega a la carrera gala tras cuajar un Giro de Italia espléndido, en el que logró un triunfo de etapa y el maillot de la montaña. Por su parte, el de Leiza se presenta en un estado de forma óptimo después de acabar entre los 10 primeros en el Tour de Suiza. Debemos valorar que los dos corredores vascos tengan un hueco en el roster del equipo dominador de los últimos Tours.

 

5. Presencia en las fugas

En esta edición, Luis León Sánchez, el ciclista español que más ha ‘pescado’ en las fugas del Tour (cuatro victorias parciales) en esta última década, no tomará la salida. Aun así, hay ciclistas que contarán con libertad y que pueden, por calidad e insistencia, dar la sorpresa. Hablamos, especialmente, de Dani Navarro y Luis Ángel Maté, los ciclistas del Cofidis que se han ganado un puesto, de nuevo, en la Grande Boucle.

El asturiano ha tenido mala suerte con las caídas, pero su rendimiento en el Tour del año pasado le ha valido para estar de nuevo en la formación local. En el caso de Maté, parecía complicada su inclusión cuando, en el mes de marzo, todavía no había finalizado ninguna de las pruebas que había disputado. Sin embargo, el andaluz se ha recuperado a la perfección, firmando buenos puestos en California, Luxemburgo y Francia en este último mes.

 

6. El doble campeón de España

Jesús Herrada es uno de esos talentos que pocos valoran en su justa medida. En parte resulta lógico, ya que suele estar supeditado a las órdenes de sus líderes. En este Tour, también lo estará, pero a buen seguro que en algún momento de la prueba tendrá la oportunidad de lucirse. Durante estas tres semanas de competición, el manchego estrenará su segundo maillot de campeón nacional (ya ganó en 2013). Es una lástima que un ciclista con su talento no tenga demasiada libertad, aunque es la consecuencia de militar en una de las escuadras que quiere hacerse con el amarillo. Que se lo digan a Landa o Nieve.

 

7. Los mejores gregarios, en acción

Mención especial para el trabajo que deberán hacer ciclistas como Markel Irizar y Haimar ZubeldiaImanol Erviti o Javi Moreno, escuderos de los tres españoles que liderarán a Trek, Movistar y Bahrain-Merida, respectivamente. Entre los tres suman 54 temporadas en el profesionalismo y 70 grandes vueltas en sus piernas. Que nadie olvide su inestimable función, de extrema importancia dentro del equipo. Piezas clave.

 

8. En total, 69 Tours

Esos son los Tours de Francia que han iniciado los 13 españoles que tomarán la salida este sábado, 1 de julio, en Düsseldorf. Concretamente, 12, ya que Javi Moreno debuta en la ronda gala, el único español que lo hace. No sabríamos decir si esta estadística es positiva o negativa. El caso es que España lleva la experiencia por bandera en esta edición de la Grande Boucle, siendo Zubeldia (15 iniciados y 14 finalizados) el que suma más participaciones. Por su parte, Landa y Herrada, con un Tour acabado, son los menos experimentados (obviando a Javi Moreno, que se estrena este año).

 

9. Hay opciones de amarillo

No sólo por parte de Contador o Valverde. Las opciones más tempranas de que un español se enfunde el amarillo vienen de las piernas de Jonathan Castroviejo, campeón de Europa contrarreloj, medalla de bronce en el pasado mundial y cuarto en los Juegos Olímpicos de Río 2016. Es muy complicado, pero la crono inicial de 14 kilómetros le viene como anillo al dedo al vizcaíno. Su gran rival será Tony Martin, al que ya batió en una contrarreloj de similar longitud en la Vuelta al Algarve de este año. No descartemos nada.

 

10. Movistar, un equipo con mucho potencial

Herrada, Castroviejo, Erviti y Valverde serán los cuatro españoles del único conjunto patrio que estará presente en el Tour. Si juegan bien sus cartas, son la única esperanza para derrotar a Sky en las etapas más importantes. Eso sí, para mover correctamente sus piezas, están obligados a no repetir la estrategia fallida de los últimos Tours. Debemos exigir, analizar, y si es debido, aplaudir su actitud. Ojalá sea así.

 

Estas diez razones para creer no significan que no existan motivos para no confiar, pero, como dijo alguna sabia persona: “Al mal tiempo, buena cara”. No es necesario indicar que es la edición con menos españoles del siglo XXI (13) ni que la media de edad de nuestros ciclistas es de casi 33 años ni que no hay ningún velocista para disputar las nueve ‘volatas’ que se prevén en este Tour. Aunque, bueno, ya lo he recordado. Olvídenlo.

Espero que sepan disfrutar del ciclismo sin banderas, aunque, evidentemente, tener un ojo puesto en los nuestros siempre es de recibo. Por el pasado de algunos de estos ciclistas, el presente de los mismos y el futuro de los que vendrán. Soñar es gratis.